IWETEL Archivos

Foro para profesionales de bibliotecas y documentacion.

IWETEL@LISTSERV.REDIRIS.ES

Opciones: Vista Forum

Use Monospaced Font
Mostrar las partes HTML
Esconda cabeceras de correo

Mensaje: [<< Primero] [< Prev] [Siguiente >] [Último >>]
Tema: [<< Primero] [< Prev] [Siguiente >] [Último >>]
Autor: [<< Primero] [< Prev] [Siguiente >] [Último >>]

Print Responder
Received:
by LISTSERV.REDIRIS.ES (LISTSERV-TCP/IP release 16.0) with spool id 380036 for [log in para visualizar]; Mon, 27 Dec 2010 10:28:32 +0100 from capdevila.puc.rediris.es (capdevila.puc.rediris.es [130.206.18.11]) by listserv.rediris.es (Postfix) with ESMTP id 92BCEEF07 for <[log in para visualizar]>; Mon, 27 Dec 2010 00:29:02 +0100 (CET) from [74.125.82.170] (helo=mail-wy0-f170.google.com) by capdevila.puc.rediris.es with esmtp (Exim 4.63) (envelope-from <[log in para visualizar]>) id 1PX01N-0005Bk-LP for [log in para visualizar]; Mon, 27 Dec 2010 00:29:02 +0100 by wyb39 with SMTP id 39so7932080wyb.1 for <[log in para visualizar]>; Sun, 26 Dec 2010 15:29:00 -0800 (PST) by 10.216.157.142 with SMTP id o14mr15630483wek.37.1293406140275; Sun, 26 Dec 2010 15:29:00 -0800 (PST) from CarmenPC ([77.209.79.233]) by mx.google.com with ESMTPS id t11sm5022135wes.17.2010.12.26.15.28.49 (version=TLSv1/SSLv3 cipher=RC4-MD5); Sun, 26 Dec 2010 15:28:58 -0800 (PST)
X-Spamina-Service-Type:
pyme
X-Spamina-History:
valid
Date:
Mon, 27 Dec 2010 00:28:45 +0100
Reply-To:
Approved-By:
Message-ID:
MIME-Version:
1.0
X-Envelope-From:
X-SPF-Received:
2
Thread-Index:
Acuh76LC5RwD3k2FR6yIy6WkdU4MgwDY4KKA
In-Reply-To:
Comments:
X-Spamina-Bogosity:
Ham
Subject:
Content-Type:
multipart/alternative; boundary="----=_NextPart_000_0004_01CBA55D.07B9F4C0"
Sender:
"Foro para profesionales de bibliotecas y documentación." <[log in para visualizar]>
Delivered-To:
Emisor:
Carmen Varela Prado <[log in para visualizar]>
References:
X-Spamina-Destination:
valid
X-Mailer:
Microsoft Office Outlook 12.0
Content-Language:
es
Parts/Attachments:
text/plain (18 kB) , text/html (34 kB)
Aunque ya hace días que esta nota de Roser Lozano fue publicada en la lista, la retomo para compartir  algunas reflexiones  sobre el tema que plantea a punto de cerrar la puerta del 2010 y abrir la del 2011 con una buena dosis de  incertidumbre.

 

El contexto social, político y económico afecta negativamente  a todos los colectivos sociales y es difícil sustituir la incertidumbre por  expectativa y  por oportunidad para  encontrar nuevas vías y soluciones.

 

El tono del discurso de Roser no es muy optimista y comparto muchas de sus reflexiones y respuestas que da a las mismas,  tantas veces,  tema de conversación entre compañeros/as bibliotecarios y en otros grupos ajenos.

 

Ciñéndonos a nuestra profesión y a pesar de que continuamente estamos hablando de reinventarnos, no cabe la menor duda que  tenemos que cambiar en muchos aspectos  por propia pervivencia  del colectivo,  y esto, es algo que fluctúa en el ambiente aun en bibliotecas más resistentes a adoptar ningún cambio.

 

Estoy de acuerdo que la capacidad de innovación va insertada en la personalidad de las personas más que en las organizaciones, personas inquietas, con imaginación tanto en  su vida profesional como personal, capaces de salir de la espiral y el convencionalismo. Innovar implica arriesgar, es ir contra el sistema establecido y  es preciso contar con  grandes dosis de fortaleza y perseverancia para desarrollar una idea que casi siempre surge en solitario como diseñador pero que siempre  necesita apoyo para la ejecución,  y cuantas se quedan en el diseño, porque los obstáculos acaban por anular la idea y la persona frustrada vuelve a la espiral.

 

Cuando se refiere al perfil de los jóvenes y futuros profesionales innovadores, la proyección no deja de ser similar a otras titulaciones, intentamos formar  para la adquisición de competencias intentando generar  mentes abiertas, reflexivas, analistas, creativas… y los sistemas de acceso a la función pública en poco valor ponen la capacidad de innovación y creatividad, véase como alcanza una plaza un juez, un maestro…etc.  y en la empresa privada los empleadores apuntan que los jóvenes profesionales aportan un título que avala sus conocimientos pero carecen  de habilidades para saber hacer. Por tanto se da claramente una disfunción total entre el  sistema educativo y el mercado laboral.

 

Sin embargo, no quiero ser pesimista ante el futuro. Tenemos que tener en cuenta que todo ha ido muy rápido en estos últimos años y no hemos tenido tiempo de adaptarnos  a las nuevas necesidades, perfiles, sistema educativo, exigencias profesionales, pero siempre hemos sido un colectivo innovador y puntero en muchos aspectos. No vamos a salvar el mundo pero si podemos jugar un papel  importante y debemos adoptar esa responsabilidad. A veces la innovación está en el trabajo diario, en la flexibilización de las normas, en estrategias concretas y puntuales, en planificar teniendo en cuanta la realidad o las distintas realidades, aprovechando todas las oportunidades, intentando conjugar esfuerzos con otros colectivos y compartiendo las experiencias, los problemas  entre nosotros para buscar soluciones a través de nuestras buenas prácticas que como colectivo nos honra por la capacidad innata de cooperación, que si no abarca a todos/as, si a muchos.

Afrontar el futuro con cierto grado de optimismo e ilusión contribuirá a impulsar el cambio.

Querida Roser, afrontemos este nuevo año como el lince 

 “demos vida a los sueños para no matar el alma” (….)

Carmen Varela Prado

 

 

De: Foro para profesionales de bibliotecas y documentación. [mailto:[log in para visualizar]] En nombre de Roser Lozano
Enviado el: miércoles, 22 de diciembre de 2010 16:45
Para: [log in para visualizar]
Asunto: [IWETEL] Thinkepi: Bibliotecas y bibliotecarios en búsqueda de la innovación perdida

 

 

 

Bibliotecas y bibliotecarios en búsqueda de la innovación perdida.

 

Roser Lozano, miembro del grupo Thinkepi. 

 

Los días 18 y19 de noviembre de 2010 tuvieron lugar en la Biblioteca Nacional Las XII Jornadas de Gestión de la Información de SEDIC <http://www.sedic.es/xii_jornadasgestion/programa.htm> .  Se centraron en “El valor económico de la información: mercados, servicios y rentabilidad” y fue muy estimulante participar en ellas. 

 

La tercera mesa redonda,  “ Innovar o morir ”se dedicó básicamente al binomio “innovación + emprendedores”. En el debate, entre otros temas, surgió de nuevo la cuestión sobre si los profesionales de la información somos o no innovadores y cómo se puede innovar. 

 

Algo que es repetitivo en el día a día de nuestra profesión, sobre todo en jornadas,  congresos y foros profesionales, es la llamada continua a la “innovación”: innovación en el modelo de biblioteca, en la forma de proponer espacios y servicios, en la forma de trabajar, etc.  

 

En esta nota ThinkEpi rescato algunas reflexiones que me surgieron a raíz de las sugerentes intervenciones tanto de ponentes como del público, no tanto con la intención de ofrecer respuestas, complejas todas ellas, sino para compartir unos cuantos pensamientos con vosotros en la búsqueda conjunta de nuevos argumentos. 

 

En primer lugar, una de las intervenciones me sugirió que  la pregunta que periódicamente se lanza en nuestros foros profesionales :  “Cómo se innova en nuestra profesión” o “Qué se debe hacer para innovar? quizás la deberíamos “re-formular” . 

 

Me explico: ¿Nos imaginamos a un pintor preguntando a otro como se pinta o a un escritor investigando y preguntando a otro como se escribe? Se sabe pintar o no, se sabe escribir o no, se puede incluso explicar cómo se ha pintado un cuadro o el proceso de escritura del libro, pero difícilmente el hecho de explicar la técnica convierte a la otra persona automáticamente en un pintor o en un escritor.

 

El creativo, el innovador, el emprendedor o como deseemos llamar a este perfil concreto de personalidad cuenta con unas habilidades determinadas que pueden potenciarse  a posteriori mediante el aprendizaje, la práctica, el benchmarquing…etc.,  pero que ya están innatas en el perfil de su personalidad. En este punto podríamos caer en el debate “determinismo versus aprendizaje” intentando analizar si un innovador nace o se hace. Esta aparente contradicción en  mi opinión no es tal. Se aprende aquello a lo que estamos predispuestos y por tanto el mero deseo de desear incorporar nuevos conocimientos de alguna forma ya revela que poseemos una serie de habilidades y de intereses (desconocidos a veces incluso para nosotros) que nos hace atractivas unas actividades  y que en cambio nos hace rechazar otras.

 

Un innovador lo es siempre, no únicamente en su profesión. Lo es también en su vida privada, en su forma de comunicar, en sus hábitos y costumbres, en los retos que se propone…etc. En mi opinión, ser innovador no es exactamente sinónimo de alguien que tiene una idea, más bien es alguien que “persigue” la idea, que cree tozudamente en ella hasta el punto de que cree que vale la pena correr el riesgo de llevarla a cabo, es alguien que le apasiona cambiar  realidades, que se siente a gusto y tiene curiosidad por los cambios, pero no como espectador, si no como actor. 

 

Y no nos engañemos: No innovan las organizaciones, sino las personas. Las organizaciones innovadoras lo saben bien y potencian el talento de sus colaboradores. Y además, un innovador puede serlo tanto en el mundo empresarial privado como en los servicios públicos, que es uno de los destinos laborales preferentes de los bibliotecarios.  

 

Y ello me deriva a la  segunda reflexión  que deseo compartir: ¿Los bibliotecarios innovadores pueden encontrar su lugar y trabajar a gusto en la esfera de los servicios públicos?  ¿Qué tipo de  organización necesitamos en la función pública y por tanto también en las bibliotecas para promover una cultura de la innovación?

 

1- Creativos versus implantadores. 

 

Y se me revelaron como necesarios para la organización dos tipos de perfiles bibliotecarios diferentes y complementarios a la vez:

 

1-     Un perfil creativo, innovador, que “sabe” poner en cuestión el estatus establecido, con una visión diferente, apasionado por el reto y por el cambio. Si a esta persona se le pide que únicamente implemente y acate órdenes seguro que no se siente a gusto con su trabajo.

 

2-     Un perfil “implantador”, al que se le pide que ejecute bien aquello que ya está creado y establecido. Mantiene el orden y la sistematización. Si a este perfil se le pide que asuma el rol de innovar, de romper moldes, se sentirá igualmente incómodo. No se puede pedir a un implementador nato grandes dosis de innovación. 

 

Evidentemente no todo es blanco o negro. Entre estos dos perfiles hay una gama de grises en la que se combinan ambos, e incluso excepcionalmente, ambos pueden conjugarse en la misma persona. 

 

Ambos perfiles ( creativo e implementador) se complementan y son necesarios para la organización, y ésta debería tener en cuenta de que las personas que están desempeñando un determinado puesto de trabajo tengan las competencias  adecuadas a él. Y ello,  no únicamente porque se es más “productivo”, sino también porque la persona es “más feliz” en su trabajo. Una persona situada en el puesto de trabajo adecuado a sus conocimientos y habilidades se sentirá más segura con los objetivos y retos que tiene planteados y será más eficaz en su tarea cotidiana. 

 

Es evidente de que un colectivo  como el nuestro que cada vez más se autodenomina “profesional de la información”, la innovación no debería ser algo superpuesto, añadido, algo que se persigue y que cuesta conseguir, algo que continuamente se ha de alentar. La innovación, o al menos rasgos claros de innovación, deberían estar presentes en la esencia de todo profesional actual por muchas razones, pero por tres hechos como mínimo:

 

1-   Nuestra “materia prima”, la información, cabalga sobre tecnología y por tanto está en el ojo del huracán de toda transformación. Actualmente es inseparable la combinación “información-tecnología-innovación”

 

2-   Las bibliotecas tienen su razón de ser en el servicio al usuario, y éste no es algo abstracto sino que son personas que pertenecen a la actual sociedad del conocimiento, multicultural y global, con hábitos y usos culturales en constante cambio, “innovandose” constantemente. No podemos “entender” a estos usuarios y proponerles nuevos servicios desde el pasado, desde una mentalidad postindustrial. Se han de explorar y lanzar nuevas ideas con riesgo, adelantándonos al futuro y no tanto analizando las necesidades de nuestros clientes actuales.  

 

3-   Si son las personas las que innovan y no las organizaciones, necesitamos al frente de las bibliotecas y de las estructuras bibliotecarias perfiles profesionales comprometidos con la innovación, y ello significa, personas sin miedos, valientes y capaces de hacer el cambio de estructuras y de organización que nuestras bibliotecas necesitan. Gestión e innovación no deberían ir tan separadas como van actualmente. Innovar desde el punto de vista de la gestión, no tiene nada a ver con tener “ideas” propias y ordenar a los otros que las pongan en práctica, sino con la capacidad del directivo de saber identificar aquellas que son factibles y creativas, que no tienen porqué ser propias, implementarlas con éxito, generar valor con el resultado  y ser útiles desde la perspectiva del ciudadano. 

 

2- Innovación y perfil del profesional de la información. 

 

La innovación tiene que formar parte de nuestra vida cotidiana en la biblioteca, si. Ya lo sabemos.  Pero debemos huir de la “tiranía de la innovación”. La innovación mal entendida por una organización puede generar una presión excesiva en las personas e incluso simplemente generar un movimiento falso, en el sentido de conformarse con “parecer  innovadores” como muy bien apunta Nieves González en su blog. <http://www.nievesglez.com/2010/03/culturas-de-innovacion-vs-cultura-de.html>  “La innovacion debería ser una exigencia en el puesto de trabajo y no puede gestionarse como se gestiona la calidad ”, nos comenta muy acertadamente. 

 

Siguiendo con mis  reflexiones  me surgieron estas nuevas preguntas: ¿Porque nos interrogamos tanto sobre cómo innovar en nuestra profesión? Y quizás me atrevería incluso a ir más allá en mis planteamientos: ¿Somos un colectivo y  una profesión atractiva para incorporar a nuestras filas perfiles innovadores? Si la respuesta es positiva, entonces  ¿Porqué escasea tanto la innovación bibliotecaria en nuestro país? Y si la respuesta es negativa: ¿Por qué razón esta profesión no atrae a perfiles innovadores?

 

Cabilando un poco más sobre el tema, me pregunté si la actual oferta formativa, el nuevo Grado de Información y  Documentación atrae a este tipo de estudiantes   creativos  e innovadores.  ¿A qué tipo de perfiles atrae y a que tipo rechaza el contenido formativo de este nuevo grado ? Porque una determinada oferta formativa puede ejercer atracción sobre determinados perfiles  y en cambio rechazar a otros. ¿Han elaborado las universidades o las asociaciones profesionales estudios al respecto? ¿Es igual de atractiva nuestra oferta para estudiantes creativos e innovadores como los estudios de comunicación, audiovisuales o de periodismo, por ejemplo? ¿Sabemos qué estudios son nuestros competidores más inmediatos y cómo hacer más atractiva y competitiva la oferta formativa para este tipo de perfiles creativos que necesitamos incorporar a la profesión? 

 

También  unas determinadas características estereotipadas del colectivo profesional pueden ser un polo de atracción o de rechazo  para las nuevas generaciones que se han de incorporar. ¿Se han realizado estudios al respecto de cómo nos ve el “imaginario colectivo” de forma seria y con afán de plantear cambios al respecto y no únicamente para pasar un rato divertido con  los estereotipos y chistes que todos ya conocemos? 

 

Y continuando con la reflexión: Supongamos que sí, que al final una buena legión de jóvenes creativos e innovadores se  nos cuelan en la profesión con el ánimo de ir cambiando cosas. ¿Superarían las pruebas de acceso a la función pública? ¿Las pruebas para la selección de personal están preparadas para detectar y aprobar a este tipos de perfiles?

 

 

3- Innovadores en organizaciones tradicionales. 

 

 

Supongamos que sí, que también han conseguido superar unas “creativas oposiciones” y se incorporan a su puesto de trabajo. Allí puede que se encuentren, por una simple cuestión de edad, con un jefe /a “inmigrante digital” que puede que la innovación no sea su prioridad, o incluso peor, que tenga “fobia” al cambio o a la tecnología, por las razones que sean.

 

¿Y finalmente: Cómo se sentirá este joven emprendedor cuando finalmente entre a trabajar  en una biblioteca y en la evaluación de desempeño de su puesto de trabajo únicamente se le valore su competencia ejecutora?  Porque en la mayor parte de las redes y sistemas bibliotecarios de nuestro país la biblioteca está considerada únicamente como un servicio finalista donde debe primar la implementación, el acatamiento y cumplimiento de estándares, normas y órdenes y donde la iniciativa emprendedora muchas veces incluso molesta.   

 

Además, son las personas las que innovan, pero no solas y cerradas en sí mismas. La innovación requiere diversidad de perspectivas, experiencias y conocimientos. Requiere aflorar talentos trabajando transversalmente, en cooperación. Hoy más que nunca, las bibliotecas  necesitamos el empuje de muchos otros colectivos diferentes a los bibliotecarios. La cooperación ha de salir fuera de nuestro ámbito profesional, hemos de salir de nosotros mismos y acercarnos a otros colectivos. No podemos innovar si continuamos cerrados en nosotros mismos y con miedo a “los otros. 

 

Si soy sincera y realista, no creo que reflexiones como éstas ayuden demasiado a cambiar nuestro mundo profesional.  La situación actual y en un futuro cercano se percibe realmente compleja. Se necesitarían  muchos cambios, muy rápidos  y poner a funcionar mucha capacidad de decisión. Mientras tanto, nos conformaremos y continuaremos  debatiendo en congresos y jornadas sobre cómo incorporar la innovación, aunque después realmente una gran parte de nuestro trabajo se desempeñe forzosamente de espaldas a ella.


Roser Lozano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 





 

 

----------------------------------------------------

Los archivos de IWETEL  pueden ser consultados en: 

               http://listserv.rediris.es/archives/iwetel.html

----------------------------------------------------



----------------------------------------------------
Los archivos de IWETEL  pueden ser consultados en: 
		http://listserv.rediris.es/archives/iwetel.html
----------------------------------------------------


ATOM RSS1 RSS2