LISTSERV mailing list manager LISTSERV 16.0

Help for INFOLING Archives


INFOLING Archives

INFOLING Archives


INFOLING@LISTSERV.REDIRIS.ES


View:

Message:

[

First

|

Previous

|

Next

|

Last

]

By Topic:

[

First

|

Previous

|

Next

|

Last

]

By Author:

[

First

|

Previous

|

Next

|

Last

]

Font:

Monospaced Font

LISTSERV Archives

LISTSERV Archives

INFOLING Home

INFOLING Home

INFOLING  March 1998

INFOLING March 1998

Subject:

Novedad bibliográfica: El español en el mundo. Anuario del Instituto Cervantes 1998.

From:

Carlos Subirats Rüggeberg <[log in to unmask]>

Reply-To:

Distribución de información sobre lingüistica española <[log in to unmask]>

Date:

Wed, 18 Mar 1998 18:15:43 +0100

Content-Type:

text/plain

Parts/Attachments:

Parts/Attachments

text/plain (486 lines)

INFOLING Lista moderada de lingüística española
http://listserv.rediris.es/archives/infoling.html
Envío de información: [log in to unmask]
Consultas: [log in to unmask]
Editor:
Carlos Subirats Rüggeberg <[log in to unmask]>
Colaboradoras:
Paola Bentivoglio <[log in to unmask]>, UCV
Eulalia de Bobes <[log in to unmask]>, UAB
Mar Cruz <[log in to unmask]>, UB
Emma Martinell <[log in to unmask]>, UB
_____________________________________________________

Novedad bibliográfica:
    - Instituto Cervantes. 1998. El español en el
mundo. Anuario del Instituto Cervantes 1998. Madrid:
Arco Libros <[log in to unmask]>, 415 págs.

De: http://cvc.cervantes.es/accesorias/anuario/
[Información sobre la actualización de la página
del CVC proporcionada por: TERMILAT,
<[log in to unmask]>]
_____________________________________________________

1. Presentación

    El Instituto Cervantes, por medio de su Anuario,
pretende promover y difundir estudios, informes y
ensayos sobre los más variados aspectos de la
situación del español en el mundo. En el Anuario se
hacen públicos análisis sobre el uso del español
—como primera lengua y como lengua segunda o
extranjera— y sobre su peso en los más diversos
ámbitos sociales, económicos y culturales. Al mismo
tiempo, se informa sobre las actividades, los
proyectos y los centros del Instituto de Cervantes.

El Anuario intenta ser útil no sólo a los
profesionales de la lengua —profesores y estudiosos—
o a los que tienen en la lengua su principal
instrumento de trabajo —medios de comunicación
social—, sino que aspira a despertar interés entre
aquellos que desarrollan su actividad en el ámbito de
la cultura, de la ciencia y la tecnología y en los
terrenos de
la economía, la industria o la política. En
definitiva, el Anuario del Instituto Cervantes quiere
hacer aportaciones valiosas para cualquier persona
interesada por el español como instrumento de
comunicación, tanto en el mundo hispanohablante como
fuera de él: no ha de olvidarse que se cuentan por
millones los estudiantes de lengua española en todo
el mundo.

El Anuario del Instituto Cervantes. 1998 está
dividido en tres partes que se refieren, la primera
de ellas, a algunos aspectos del máximo interés en
relación con el uso de la lengua española en el mundo
—comenzando por el recuento del número de
hispanohablantes—, la segunda a la utilización de
esta lengua en los ámbitos de la ciencia y la
tecnología y, finalmente, a las actividades y
proyectos realizados por el Instituto Cervantes
durante su último periodo. También se incluye una
relación de los centros del Instituto.

La primera parte del Anuario, que lleva como título
general «El uso de la lengua española en el mundo»,
incluye tres estudios: «La traducción y la
interpretación en español», de Julia Escobar
(traductora); «Demografía de la lengua española», de
Francisco Moreno Fernández (Universidad de Alcalá) y
Jaime Otero (INCIPE), y «El idioma español en las
Organizaciones Internacionales», de Eloy Ybáñez
(Embajador de España).

La segunda parte, denominada «El español en el ámbito
de la ciencia y la tecnología» incluye tres
aportaciones más: un artículo de Ángel Martín Municio
(Real Academia Española), «El español y la ciencia»;
un informe sobre «La producción científica en
español», de E. Fernández, L.M. Plaza, A. Román, C.
Ruiz y M.C. Urdín (CINDOC, CSIC), y un informe sobre
«La Ingeniería lingüística en España», realizado por
Joaquim Llisterri (Instituto Cervantes) y por Juan M.
Garrido Almiñana (Universidad Autónoma de Barcelona).

La información sobre el Instituto Cervantes, recogida
en la tercera parte, explica los objetivos generales
de la institución, sus principales líneas de acción
en la difusión de la lengua y las culturas hispánicas
y las actividades y proyectos más recientes de las
diversas secciones del Instituto. En el mismo lugar
se presenta la composición del Patronato y del
Consejo de Administración, así como las direcciones y
teléfonos de todas las sedes.

Como se puede suponer, la cantidad de datos y
reflexiones ofrecidos en los capítulos que conforman
el Anuario correspondiente a 1998 es muy grande, lo
que dificulta una presentación resumida. En líneas
generales, todas las aportaciones concluyen con una
llamada de atención a los hispanohablantes y a las
autoridades sociales y políticas de los países
hispánicos para que se satisfagan los más diversos
tipos de necesidades comunicativas en lengua
española, sea en el campo de la traducción, sea en el
seno de los organismos internacionales, sea en la
investigación científico-técnica o en las llamadas
«industrias de la lengua».


2. Contenidos

Como se ha explicado más arriba, el Anuario del
Instituto Cervantes correspondiente a 1998 se divide
en tres partes que llevan como título «El uso de la
lengua española en el mundo», «El español en el
ámbito de la ciencia y la tecnología» y «El Instituto
Cervantes: centros, actividades y proyectos».

La primera parte se inicia con un estudio sobre «La
traducción y la interpretación en español», elaborado
por Julia Escobar. En estas páginas se explica que la
traducción y la interpretación antes de ser
profesiones han sido prácticas habituales en todos
los procesos sociales y culturales, ligadas por
supuesto al conocimiento de idiomas, pero sin que se
las considerara ni una disciplina académica ni una
profesión. Sin embargo, parece lógico que, en una
sociedad cada vez más exigente con la formación de
sus profesionales, se haya ido perfilando ese
«conjunto de prácticas» hasta el punto de
convertirlas en una profesión digna de ser regulada y
desde luego, remunerada.

Según la autora, es evidente que estamos conociendo
en España un momento crucial para la consideración
social y profesional de la traducción, pero, a pesar
de ello, grandes sectores de opinión, por ejemplo la
prensa literaria y la mayor parte de los
intelectuales, permanecen indiferentes a la
importancia de esa función de la que sin embargo
dependen. Es de esperar que la incorporación de la
traducción a la Universidad contribuya a elevar la
categoría profesional de los traductores y a
dignificar su profesión y que dicha incorporación
abra una fructífera vía de investigación teórica que
redunde en beneficio de su práctica.

En cuanto al mercado laboral, la autora concluye que
la traducción y la interpretación van en aumento en
todos los sectores: el más conocido, el sector
editorial, es uno de los más pujantes. Julia Escobar
constata el elevado número de traducciones que se
hacen en España (durante el año 1996 se publicaron
11833 traducciones, de las que hay que descontar las
correspondientes reimpresiones y reediciones), pero
al mismo tiempo pone de manifiesto la escasa
profesionalización de los traductores, así como la
importancia y la urgencia de formar traductores
literarios (en el sentido más amplio de la palabra),
necesidad a la que no deberían ser ajenos los agentes
editores, responsables en definitiva del producto
ante el consumidor final, es decir, ante el lector.

En lo que se refiere al español, se concluye que la
novedad de algunos temas que han de ser traducidos e
interpretados obliga a la creación de neologismos, lo
que supone un indudable enriquecimiento léxico, así
como a plantearse la necesidad de una red
terminológica que, en nuestro país, es todavía muy
incipiente o al menos está poco coordinada. La
incorporación de las nuevas tecnologías pone de
manifiesto, en lo que se refiere al español, la
insuficiencia de recursos lingüísticos para su
aplicación industrial. Hay toda una tecnología
lingüística —herramientas integradas de composición,
bases de datos, traducción automática, tratamiento
del habla— que habrá que desarrollar lo antes posible
para poder estar a la altura a la que está destinada
nuestra lengua en los albores del siglo XXI.

El informe demolingüístico elaborado por Francisco
Moreno Fernández y Jaime Otero («Demografía de la
lengua española») concluye que el número de hablantes
de español en el mundo (Grupo de Lengua Materna y
bilingües) supera los 350 millones. Para llegar a
esta cifra se han tenido que afrontar numerosos
problemas teóricos, metodológicos y técnicos, tantos
que forzosamente se habla de cautela, de
provisionalidad y de cálculos aproximativos.

Las estadísticas comparadas permiten apreciar que el
número de hispanohablantes en el mundo es claramente
inferior al de los anglófonos y notablemente superior
al de los hablantes de francés. En general, en la
evolución demográfica de los tres idiomas destaca una
estabilidad que puede deberse a que el periodo
considerado (1984-1996) es demasiado corto para
reflejar tendencias prolongadas. Moreno Fernández y
Otero han podido observar, no obstante, que crecen
más, aunque muy poco, el francés y el inglés que el
español, quizá por las posibilidades de expansión que
les proporciona su oficialidad en países de elevadas
tasas de crecimiento de la población.

Las proyecciones realizadas para el año 2010 revelan,
con todas las reservas necesarias, que el español
podría haber llegado al final de un ciclo de
expansión relativa de su número de hablantes.
Consecuentemente, si el aumento de los
hispanohablantes desde este final de siglo se prevé
como pausado, a partir de ahora la eventual expansión
del español habría de basarse en otros factores,
muchos de ellos de naturaleza cualitativa, como un
mayor prestigio cultural o científico, mayor poder
adquisitivo, mayor uso como segunda lengua o la
adopción como lengua franca fuera de los países de
habla hispana, entre otros. Una vez alcanzada una
presencia internacional de primer orden, es el
momento de promover e impulsar políticas lingüísticas
encaminadas a acrecentar el prestigio cultural,
científico y tecnológico de los países hispánicos y,
por tanto, de la lengua española.

Por otro lado, los autores aconsejan que, a través de
los instrumentos políticos —nacionales e
internacionales— que se estimaran oportunos, se
llegara a un acuerdo entre todos los países
hispanohablantes con la mirada puesta en una
planificación del español. El español es una lengua
de cultura, internacional, homogénea, extensa y
compacta que merece una política lingüística que
contribuya a mantener estos atributos, en beneficio
de la propia lengua y de sus hablantes como
individuos. Finalmente, se señala que las
dificultades metodológicas del análisis
demolingüístico aconsejan la realización de
estadísticas lingüísticas comparables en todo el
mundo hispánico, en su conjunto y para cada uno de
sus países. Sería bueno trabajar a partir de unos
mismos criterios para fijar los Grupos de Lengua
Materna e introducir en los censos preguntas
homologadas, capaces de hacer posible la comparación
de los datos.

La parte dedicada a «El uso de la lengua española en
el mundo» se cierra con un capítulo sobre «El idioma
español en los organismos internacionales», de Eloy
Ybáñez, Embajador de España. Para su redacción, el
autor ha solicitado la colaboración de los
Representantes de España en todos los organismos de
los que forma parte.

Señala Eloy Ybáñez que, después de la Segunda Guerra
Mundial, se dieron unas condiciones que llevaron a
defender el plurilingüismo en el sistema de Naciones
Unidas, con cinco idiomas —los de los cinco grandes:
inglés, francés, ruso y chino— más el español, a los
que se añadirá después el árabe. Sin embargo, las
dificultades presupuestarias y otros elementos
llevaron a defender un monolingüismo de hecho (por
supuesto del inglés) como imposición de la realidad,
en postura que parece desinteresada, ya que este
idioma no es oficial en la mayoría de los países de
tal sistema, aunque es dominado suficientemente por
una gran parte de sus poblaciones. Como consecuencia,
en la práctica de dicho ámbito trata de imponerse el
inglés y algunos organismos adoptan, en sus
normativas o en sus prácticas, un único idioma, el
inglés, denominándolo significativamente «idioma de
trabajo».

Contra esta corriente se debaten los defensores del
plurilingüismo. Francia es consciente de que el
mantenimiento de su idioma como lengua diplomática es
vital para asegurar su propia presencia política,
económica y cultural en el mundo e incluso para la
propia supervivencia de su idioma en algunas de sus
antiguas colonias; por tanto, no sólo está atenta
ante cualquier posible atentado contra la posición
del idioma en cualquier foro, sino que sigue
incansable en la dotación de cuantiosísimos recursos
para su acción cultural. Por otro lado, el amplio y
variado mundo que tiene al español como idioma
oficial de sus Estados está dispuesto siempre, en
general, a la acción inmediata para defender
posiciones adquiridas, pero sin la constancia, la
coordinación, la implacabilidad y la intransigencia
francesas y, por supuesto, sin que la acción
diplomática esté apoyada por un esfuerzo de acción
cultural.

Eloy Ybáñez concluye que el objetivo debe ser
asegurar al español una posición en los distintos
organismos internacionales que se corresponda con sus
posibilidades. En muchos organismos, fundamentalmente
en aquellos de vocación universal, el idioma español
es ya, o puede serlo, uno de los tres privilegiados
entre los privilegiados. Ahora bien, para el
mantenimiento o la mejora de esta situación, hay que
tener muy en cuenta la necesidad de una actitud
vigilante, activa y coordinada con los demás países
hispanohablantes y, muy en especial, entre las
personas hablantes de español que actúan en tales
organismos. Ahora bien, esta acción no será
suficientemente eficaz si no es completada por una
acción cultural seria y sistemática, acción que no
debe ser asumida sólo por España, puesto que es
interés de todos los países que hablan español y
porque su gran fuerza es poder presentarse como
voluntad colectiva de muchos países de consolidada
presencia en la vida internacional.

La segunda parte del Anuario de 1998 está dedicada a
«El español en el ámbito de la ciencia y la
tecnología» y son también tres las aportaciones que
la componen. La primera de ellas es un ensayo de
Ángel Martín Municio, titulado «El español y la
ciencia», en el que se habla de la necesidad de un
gran proceso de intelectualización de la lengua
española, desarrollado en proyectos parciales —como
la creación de recursos terminológicos— y que sólo
puede producirse sobre la base de la coherencia
política. Según el autor, a los científicos habría
que mostrarles que sus jergas tendrían en la lengua y
en su corrección un gran valor añadido, pero la
administración y la gestión de nuestra ciencia
debiera ser consciente de la necesidad de buscar el
imprescindible equilibrio entre la lógica aceptación
de las novedades, generalmente en inglés, de la
bibliografía científica actual en las revistas
especializadas internacionales y el absurdo
desmerecimiento de las publicaciones científicas por
el sólo hecho de serlo en español o en revistas
españolas, oficialmente desconsideradas en una dudosa
apreciación de méritos investigadores académicos.
Esta es una profunda y persistente incoherencia de
una débil política lingüística que crea herramientas
como el Instituto Cervantes para la difusión del
conocimiento y el uso de nuestra lengua y, a la vez,
restringe una de las posibilidades más prestigiosas
de su ejercicio.

Para el autor, no es necesario dejar de reconocer que
la lengua vehicular de los hechos científicos y
tecnológicos es, desde hace varias décadas, el
inglés, por el propio peso de sus investigaciones y
desarrollos. Pero ello no justifica que los gobiernos
españoles, al establecer los criterios específicos de
evaluación de la actividad investigadora, acepten
como de prestigio reconocido las publicaciones que
ocupan posiciones relevantes en los listados por
ámbitos científicos del Subject Category Listing del
Journal Citation Reports del Science Citation Index
(Institute of Scientific Information, Philadelphia,
PA, USA).

El Centro de Información y Documentación del Consejo
Superior de Investigaciones Científicas aporta al
Anuario un informe sobre «La producción científica en
español» que coincide en algunas de sus conclusiones
con las presentadas por Martín Municio, especialmente
en lo que se refiere a la falta de aprecio oficial
hacia las publicaciones que no están en lengua
inglesa.

Según los autores de este estudio, en contraste con
la extensión de nuestro idioma en el mundo, la
producción científica en lengua española tiene escasa
presencia en el escenario internacional. Por este
motivo, los autores proponen algunas medidas
concretas de actuación orientadas a impulsar el
español como idioma de comunicación científica, entre
las que destacan el incremento de la presencia de
revistas y otras publicaciones científicas en lengua
española en bases de datos bibliográficas y en
bibliotecas especializadas de otros países, así como
en las de organizaciones internacionales de vocación
científica, cultural o política, a fin de facilitar
la difusión de la investigación científica española y
la correspondiente a la de todos los investigadores
hispanohablantes. También se propone aumentar el
número de artículos científicos bilingües,
inglés-español, o al menos incluir resúmenes en
español en los trabajos publicados en revistas
editadas en otros idiomas.

Otras propuestas de interés serían las siguientes:
promover la realización de estudios de la dinámica de
nuestro idioma en el mundo científico, con el fin de
obtener una idea de su impacto real y sus
posibilidades de expansión; promover la presencia del
español en las nuevas vías telemáticas de
comunicación científica; intensificar la presencia de
investigadores de habla hispana en proyectos de
investigación multinacionales; reclamar de las
organizaciones internacionales con competencias
científicas un incremento en la elaboración de
informes, anuarios y otras publicaciones en español;
y promover la elaboración de diccionarios, léxicos
científicos y técnicos y otras obras de referencia en
español, prestando especial atención a las áreas de
investigación en pleno proceso de desarrollo.

Estas propuestas no pretenden que el uso del español
sea incompatible con el empleo del inglés o de otros
idiomas de amplia difusión. Sin embargo, los autores
consideran imprescindible una política orientada a
promover y difundir el uso del español en foros
internacionales y que se considere objetivo
prioritario la comunicación en el ámbito científico y
tecnológico.

La tercera parte del Anuario se cierra con un informe
sobre «La ingeniería lingüística en España»,
redactado por Joaquim Llisterri y Juan M. Garrido
Almiñana. El informe se centra en las actividades que
actualmente se llevan a cabo en este campo y deja
para una etapa posterior el análisis más detallado de
las industrias de la lengua en su sentido más amplio.
Según Llisterri y Garrido, la ingeniería lingüística
constituye un campo de trabajo interdisciplinar en el
que confluyen la informática y la lingüística y con
el que se relacionan especialidades como la
lingüística computacional, el procesamiento del
lenguaje natural y el procesamiento del habla. Una
breve reseña histórica
presentada en el informe lleva a concluir que las
industrias de la lengua y la ingeniería lingüística
han sido objeto de un interés institucional en España
desde 1990, lo que ha supuesto la realización de
actividades de muy diversa naturaleza, tanto en lo
que se refiere a la organización de encuentros, como
al establecimiento de un programa de trabajo y a la
creación de un centro destinado a difundir
información sobre el sector.

Los datos que han podido recabarse ponen de
manifiesto la existencia de 120 grupos de
Investigación y Desarrollo que llevan a cabo
actividades en los diversos ámbitos que se relacionan
con la ingeniería lingüística, y que han participado
desde 1989 en 138 proyectos, financiados tanto a
través de programas nacionales como de programas
europeos. Estos datos, según los autores, permiten
pensar que existe una base estable y hasta cierto
punto consolidada, formada por aproximadamente 30
equipos, predominantemente en las universidades, con
una fuerte implicación en el campo de la ingeniería
lingüística. No debe olvidarse tampoco la presencia
del mundo empresarial, que representa un 25 por
ciento de los grupos identificados.

Las actividades de ingeniería lingüística en España
abarcan tres grandes áreas (tecnologías del texto,
tecnologías del habla y recursos lingüísticos) y se
detecta un equilibrio entre las tecnologías del texto
y las del habla, en cuanto a la dedicación de los
equipos, y una implicación ligeramente menor en el
ámbito de los recursos lingüísticos. Frente a esta
situación, las cifras recogidas muestran una mayor
presencia en proyectos financiados de tratamiento del
habla.

Aunque no se dispone, por el momento, de datos que
permitan estudiar la evolución de la ingeniería
lingüística en España y comparar la situación del
español con la de otras lenguas, los indicadores
utilizados muestran un crecimiento en el número de
proyectos con financiación pública. Por otra parte,
el análisis de la participación española en los
sucesivos programas del sector de Ingeniería
Lingüística de la DG XIII/E de la Comisión Europea
pone de manifiesto la ausencia casi total, desde
1991, de coordinadores españoles en los proyectos y
una presencia general que no alcanza el 30 por
ciento.

----------------------------------------------------
Los artículos de INFOLING son distribuidos gracias al apoyo y colaboración
técnica de RedIRIS - Red Académica española - (http://www.rediris.es)
------------------------------------------------------

Top of Message | Previous Page | Permalink

Advanced Options


Options

Log In

Log In

Get Password

Get Password


Search Archives

Search Archives


Subscribe or Unsubscribe

Subscribe or Unsubscribe


Archives

December 2021
November 2021
October 2021
September 2021
August 2021
July 2021
June 2021
May 2021
April 2021
March 2021
February 2021
January 2021
December 2020
November 2020
October 2020
September 2020
August 2020
July 2020
June 2020
May 2020
April 2020
March 2020
February 2020
January 2020
December 2019
November 2019
October 2019
September 2019
August 2019
July 2019
June 2019
May 2019
April 2019
March 2019
February 2019
January 2019
December 2018
November 2018
October 2018
September 2018
August 2018
July 2018
June 2018
May 2018
April 2018
March 2018
February 2018
January 2018
December 2017
November 2017
October 2017
September 2017
August 2017
July 2017
June 2017
May 2017
April 2017
March 2017
February 2017
January 2017
December 2016
November 2016
October 2016
September 2016
August 2016
July 2016
June 2016
May 2016
April 2016
March 2016
February 2016
January 2016
December 2015
November 2015
October 2015
September 2015
August 2015
July 2015
June 2015
May 2015
April 2015
March 2015
February 2015
January 2015
December 2014
November 2014
October 2014
September 2014
August 2014
July 2014
June 2014
May 2014
April 2014
March 2014
February 2014
January 2014
December 2013
November 2013
October 2013
September 2013
August 2013
July 2013
June 2013
May 2013
April 2013
March 2013
February 2013
January 2013
December 2012
November 2012
October 2012
September 2012
August 2012
July 2012
June 2012
May 2012
April 2012
March 2012
February 2012
January 2012
December 2011
November 2011
October 2011
September 2011
August 2011
July 2011
June 2011
May 2011
April 2011
March 2011
February 2011
January 2011
December 2010
November 2010
October 2010
September 2010
August 2010
July 2010
June 2010
May 2010
April 2010
March 2010
February 2010
January 2010
December 2009
November 2009
October 2009
September 2009
August 2009
July 2009
June 2009
May 2009
April 2009
March 2009
February 2009
January 2009
December 2008
November 2008
October 2008
September 2008
August 2008
July 2008
June 2008
May 2008
April 2008
March 2008
February 2008
January 2008
December 2007
November 2007
October 2007
September 2007
August 2007
July 2007
June 2007
May 2007
April 2007
March 2007
February 2007
January 2007
December 2006
November 2006
October 2006
September 2006
August 2006
July 2006
June 2006
May 2006
April 2006
March 2006
February 2006
January 2006
December 2005
November 2005
October 2005
September 2005
August 2005
July 2005
June 2005
May 2005
April 2005
March 2005
February 2005
January 2005
December 2004
November 2004
October 2004
September 2004
August 2004
July 2004
June 2004
May 2004
April 2004
March 2004
February 2004
January 2004
December 2003
November 2003
October 2003
September 2003
August 2003
July 2003
June 2003
May 2003
April 2003
March 2003
February 2003
January 2003
December 2002
November 2002
October 2002
September 2002
August 2002
July 2002
June 2002
May 2002
April 2002
March 2002
February 2002
January 2002
December 2001
November 2001
October 2001
September 2001
August 2001
July 2001
June 2001
May 2001
April 2001
March 2001
February 2001
January 2001
December 2000
November 2000
October 2000
September 2000
August 2000
July 2000
June 2000
May 2000
April 2000
March 2000
February 2000
January 2000
December 1999
November 1999
October 1999
September 1999
August 1999
July 1999
June 1999
May 1999
April 1999
March 1999
February 1999
January 1999
December 1998
November 1998
October 1998
September 1998
August 1998
July 1998
June 1998
May 1998
April 1998
March 1998
February 1998

ATOM RSS1 RSS2



LISTSERV.REDIRIS.ES

CataList Email List Search Powered by the LISTSERV Email List Manager