Print

Print


ng="es-ES">Termina este primer capítulo con un acercamiento a las propiedades textuales de los textos académicos —coherencia, cohesión— y un repaso a las secuencias textuales predominantes en estos escritos.

Aunque, a primera vista, pueda parecer que este capítulo introductorio se separa del objetivo práctico de la obra, resulta muy necesario. El discurso académico sirve de contendor a la ciencia y constituye, en buena medida, un camino de ida y vuelta hacia esta, ya que ayuda tanto a la asimilación como a la generación de conocimiento nuevo. Para facilitar su dominio conviene entender sus mecanismos de construcción. Por todo ello, consideramos imprescindible una reflexión inicial que justifique las recomendaciones y consejos presentados en los capítulos siguientes, de índole más aplicada.

El segundo capítulo aborda los textos expositivos, entre ellos, el resumen, y una variante muy ligada a él en el ámbito científico, el abstract; además, comenta las propiedades del manual y del examen. Como puede observarse, se atiende tanto a las superestructuras propias del ámbito de la formación como de la investigación, por lo que se mantiene un acertado equilibrio entre los dos tipos de destinatarios de la obra: alumnos y profesores.

Siguiendo el orden prototípico de adquisición de las secuencias textuales, el capítulo tercero se centra en los textos expositivo-argumentativos. Tiene un destinatario más específico, probablemente alumnos de postgrado, jóvenes investigadores o investigadores en formación. Dedica especial atención al artículo de investigación que, actualmente, constituye el contenedor más usado por la comunidad científica para la presentación de sus avances. Sin embargo, no olvida otros géneros como la nota o la monografía. Resultan muy interesantes las observaciones sobre el esquema IMRyD, que progresivamente se está instalando como estructura modélica en la mayoría de áreas de conocimiento, pero que no siempre es conocido y dominado en el ámbito de las humanidades. Asimismo, destaca la tabla de la página ochenta y cinco en la que se resumen los marcadores argumentativos, propios del artículo de investigación. La parte final de este capítulo central se dedica a la caracterización de la reseña, como texto fundamental del discurso académico. Se asume una perspectiva inductiva en la que, a partir de un ejemplo comentado, se ofrecen consejos para su redacción. Alabamos el enfoque elegido por los autores en esta parte del libro, las muestras de lengua analizadas ilustran de forma muy adecuada las observaciones aportadas en la obra.

El cuarto capítulo nos parece especialmente relevante. Es el encargado de cerrar la serie dedicada a los géneros escritos y aborda tres modelos textuales que se corresponden con los trabajos que ponen fin a cada una de las etapas de la formación universitaria: trabajo de fin de Grado, fin de Máster y Tesis Doctoral. Por ello, consideramos que resultará un instrumento muy útiles tanto para los alumnos como para los profesores universitarios, puesto que, tal y como se recuerda en el título del epígrafe (p. 97), estos trabajos constituyen ejercicios tutelados en los que se involucran de manera complementarias formadores y formandos. Este capítulo ayudará a ambos: a los alumnos, que encontrarán en sus páginas la respuesta a muchas de las dudas que surjan en el paso hacia su independencia investigadora; y a los profesores, que abocados, en muchas ocasiones por vez primera, a la tarea de tutelar trabajos de investigación, también necesitan solventar numerosas dificultades.

Atender al proceso completo de la elaboración de estos trabajos se escapa de los objetivos de la obra que estamos reseñando; por ello, esta prioriza cuestiones formales. Desde el proceso de encuadernación, la realización de tablas y cuadros hasta las normas de estilo, en este trabajo se da respuesta a todas aquellas dudas que puedan surgir en la factura final de un texto de esta índole.

Una vez concluida la parte dedicada a los géneros escritos, en el capítulo quinto se abordan los orales. Se arranca con algunas orientaciones sobre las presentaciones  y las defensas orales, que, en los últimos años, están cobrando gran protagonismo en la formación universitaria. Con la clase magistral se dan por terminados los géneros orales formativos para dar paso a los específicos de las reuniones de investigación. Destacan entre ellos la comunicación, la ponencia y la conferencia, aunque la mesa redonda y la presentación de póster ocupan también algunas páginas.

Como se observa, el recorrido es muy completo, si bien menos detallado que el de los textos escritos. Se completan estas descripciones con consideraciones en torno al manejo del componente no verbal en el discurso académico y la utilización de los medios audiovisuales como apoyo de la palabra dicha. Particularmente interesantes pueden resultar las aclaraciones sobre la elaboración de presentaciones en power point, tan usadas y hasta abusadas en los últimos años. Nos parecen destacables los numerosos cuadros recapitulativos incluidos en este capítulo que ofrecen a los lectores un repertorio de recursos sistematizado y de fácil consulta.

El último capítulo se corresponde con una minuciosa presentación de los procedimientos de cita propios del discurso académico y de las pautas de presentación de la bibliografía. La redacción de textos académicos acude de forma constante al discurso referido como forma de establecer un diálogo entre los investigadores que trabajan en campos afines. Aprender a presentar de forma precisa estas referencias constituye uno de los primeros aprendizajes a los que debe enfrentarse un investigador en formación. Se trata de una parcela en la que las convenciones tienen una tradición muy arraigada. Su dominio demuestra solidez metodológica y su ausencia puede provocar cierta desconfianza en la comunidad investigadora. A pesar de su importancia, estas normas son muchas veces desconocidas, conocidas parcialmente o seguidas de forma poco precisa, por ello, consideramos que el ejercicio de sistematización realizado por los autores en este trabajo constituye una aportación necesaria y muy útil para todo aquel que escriba textos académicos.

Los lectores que consulten estas páginas encontrarán la solución a cualquier duda relativa a los tipos de cita —directa, indirecta, implícita—, a las funciones de las citas o a los términos, abreviaturas o latinismos empleados en las referencias. Se incluyen las pautas para citar distintas fuentes bibliográficas, entre las que cabe destacar las observaciones sobre referencias a páginas web, cada vez más frecuentes, y todavía poco estandarizadas. Además, se ofrece información sobre los tipos de referencias bibliográficas o sobre los sistemas normalizados para la configuración de bibliografías más utilizados en la actualidad: el sistema MLA, el sistema tradicional y el sistema anglosajón.  

El libro se cierra con una sección de anexos, en la que se completan algunas cuestiones menos desarrolladas o se sistematizan, a través de tablas muy bien organizadas, otras referidas en los capítulos precedentes, como se hace, por ejemplo, con un cuadro sinóptico de los sistemas de cita. El primero de los anexos está dedicado a la puntación. A través de unas tablas se ofrece a los lectores una síntesis de las principales reglas que relacionan la puntuación y la sintaxis. En otro anexo, se incluye una guía de autoevaluación para el control de la escritura, muy útil a fin de que los estudiantes que estén preparando sus trabajos sean capaces de valorar sus progresos. El último anexo presenta varios ejemplos que ilustran la realización eficiente de pósteres académicos.

Como hemos podido comprobar, el trabajo de María Luisa Regueiro Rodríguez y Daniel M. Sáez Rivera trata todos los temas que rodean la redacción de textos académicos. Bien es cierto que no busca la exhaustividad —esta hubiera convertido el libro en inmanejable— y que algunas partes como, por ejemplo, las dedicadas a la puntuación, a la organización de las ideas o a los procedimientos de cohesión, deben ser completadas con la consulta de otras obras. Sin embargo, la selección de las cuestiones incluidas nos parece muy acertada y, sin duda, refleja la experiencia en tanto que investigadores y tutores de los autores, profesores universitarios que han impartido seminarios de escritura académica y dirigido numerosos trabajos de investigación. A pesar de la formación filológica de los autores —ambos desempeñan su labor docente en el Departamento de Lengua Española, Teoría de la Literatura y Literatura Comparada de la Universidad Complutense de Madrid— , no debe pensarse que los consejos que aporta esta guía servirán únicamente a investigadores del área de humanidades, muy al contrario resultan de interés para profesores y estudiantes universitarios de todas las áreas de conocimiento.

Un gran acierto de este libro estriba en el tono mantenido, que permite dirigirse tanto a estudiantes sin hábito investigador, como a profesores con experiencia en el discurso académico, resultando comprensible y esclarecedor para los primeros y útil para los segundos. Esto se consigue mediante una enfoque en el que se prioriza el análisis de casos a la discusión teórica. A lo largo de los distintos capítulos, se ofrece a los lectores ejemplos y fragmentos que ilustran los temas expuestos y que dan pie a reflexiones muy interesantes.

Los recursos paratextuales empleados por los autores agilizan la lectura y refuerzan el carácter de guía de consulta de la obra. Su estructura, organizada en torno a los diferentes géneros textuales, y la distribución interna de los capítulos, compuestos de  secciones no muy largas y convenientemente ilustradas por tablas y cuadros, aseguran la rápida localización de la información. Esta elección nos parece muy acertada en un libro que no busca ser un manual de referencia, sino un instrumento de consulta, una guía, como se manifiesta en el propio subtítulo.

En conclusión, recomendamos este libro por su carácter riguroso pero ágil y conciso, propiedades que convierten el trabajo de María Luisa Regueiro Rodríguez y Daniel M. Sáez Rivera en una obra de referencia fundamental para todo el que tenga que manejar y producir textos académicos en español.

Referencias bibliográficas

Montolio, Estrella, eds. 1999. Manual de escritura académica. Barcelona: Ariel.

Montolio, Estrella, eds. 2000. Manual práctico de escritura académica (3 vols.). Barcelona: Ariel.

Swales, Jonh M.1997. Genre Analysis: English in Academic and Research Setting. Cambridge: Cambridge University Press

Vazquez, Graciela, coord. 2001a. Guía didáctica del discurso académico escrito. ¿Cómo se escribe una monografía? Madrid: Edinumen.

Vazquez, Graciela, coord. 2001b. Actividades para la escritura académica. Madrid: Edinumen.

Vazquez, Graciela, coord. 2005.  Español con fines académico: de la comprensión a la producción de textos. Madrid: Edinumen

Versión en PDF:
http://www.infoling.org/reviews/pdfs/NB820.pdf

Información en la web de Infoling:
http://www.infoling.org/resenas/Review202.html


Para darse de baja de INFOLING haga clic en el siguiente enlace:
http://listserv.rediris.es/cgi-bin/wa?SUBED1=INFOLING&A=1