Suscribo totalmente la opinión de Bejarano.  En ámbitos de investigación  desconocemos el resultado de nuestras tareas y no podemos prefijar que en él  la representación del conocimiento esté igualmente  repartida entre géneros, porque ello retrotrae a una igualdad ideal, pero falsa,  el proceso sin duda irregular o no cuantitativo de los hitos de avance en un sector científico. 

No podemos restringir ni recortar esos procesos. Ahora bien,  es cierto que hoy en día la citación  está completamente sesgada por cuestiones geográficas, idiomáticas, económicas,  mercantiles,  y claro que se cita a amigos,  padrinos y primos, de modo que la citación es ya una estrategia laboral o empresarial y no un espontáneo reconocimiento del avance y consenso en el conocimiento. 

En ese contexto,  mi impresión es que lo cuantitativo nos aleja completamente de la verdadera construcción del conocimiento,  que es siempre cualitativa y única. Creo que la clave no es la de cuántas citas son de mujeres o de hombres,  sino qué citas son cruciales para formar una comunidad creadora de ciencia,  y cual es más crucial para ello. 

En ese ámbito cualitativo  es donde resaltar la contribución de mujeres es vital. Las investigadores que impulsan ser referenciadas  tienen un valor duplicado en el contexto cualitativo y no cuantitativo de la investigación e invención  innovadoras. Resaltar su valor es esencial. 

Espero aportar con esta larga digresión. 

Muchos saludos

Eva Aladro


El jue., 2 sept. 2021 13:26, Manuel Alejandro Bejarano Bache <[log in para visualizar]> escribió:
Hola Roxana:
Un tema interesante.
Debería relativizar su estudio por el nº de investigadores e investigadoras, desde qué época se citan muchos de esos trabajos por parte de investigadores (masculinos) y también realizar la misma relativización para investigadoras por época, y podrá comprobar que los investigadores (masculinos) obtienen una significatividad menor en relación al nº de investigadores mascuilinos en la actualidad y por época, con un cambio de tendencia, probablemente, en las últimas 2 décadas. Del mismo modo podrá comprobar que en la actualidad, o quizás desde alguna década atrás, sí no existe ese sesgo de manera significatividad para investigadoras, se acerca.
Puede que algunos investigadores (masculinos) citen más a sus amigos/as, y siendo la mayor parte de las personas de su círculo del género masculino, ese nº de amigos/citas es mayor. No está bien, pero es una asociación. En general, dudo que quienes se dedican en serio a la investigación nos estemos dedicando a citar a amigos, quizás sí a colegas (de profesión) por conocer sus trabajos (eso es una influencia de área, al igual que existen competencias por región, especialmente cuando hay varios investigadores/as importantes o varias universidades en una misma región), y aunque haya quien lo haga (en ambos sentidos, para ambos géneros, es decir, no solo por citar más a un género, sino por citar menos al otro), dudo que quienes realizan investigaciones orientadas al conocimiento, a la investigación para obtener unos resultados y publicarlos en revistas de impacto o generar una corriente positiva,  o un aporte para la Sociedad, y a demostrar circunstancias relevantes, se dedique a segmentar por género a la hora de realizar la revisión o la redacción, cuando lo que trata es de sustentar sus argumentos y fundamentar su trabajo y su investigación.
Como conclusión de este email dejo una pregunta: ¿cuando realizaste tu trabajo publicado en Telos: revista de Estudios Interdisciplinarios en Ciencias Sociales, 23(3), revisaste si tenías un 50% de investigadores y un 50% de investigadoras en la bibliografía?
Respuesta: si lo hiciste y aunque lograras un 50% estás sesgando tu trabajo (no la citación, sino la fundamentación y quizás hasta los resultados) al dejar fuera trabajos importantes por haber sido publicados por personas de uno u otro género (en función de cuál fuera mayor en tu primera revisión de la citación una vez finalizado el trabajo) y la posibilidad de estar citando algún trabajo que no se ajuste necesariamente a lo que querías fundamentar, pero lo incluyas para citarlo por ser de uno u otro género (y obsérvese, que no estoy indicando que mi respuesta oriente a uno u otro género ni en relación con el género de quien abre el debate, sí estoy siendo más sensible pues si tuviera este email enviado por una persona de quien tuviera evidencia que cuál es su género y fuera de género masculino el mensaje estaría redactado con menor sensibilidad) ;
Y si no lo hiciste puedes estar "cayendo" en el "sesgo" que indicas en tu trabajo (aunque ni siquiera haya sido a propósito, lo cual puede sucederle a cualquier investigador e investigadora al citar a sus colegas cercanos porque conocen sus trabajos y se relacionan con sus líneas de investigación y trabajos en curso, y no necesariamente estén sesgando para elevar al género masculino en su citación, sino por sus áreas/región, zonas de influencia e importancia del tema/localización y por las líneas y trabajos que conocen, junto con la aleatoriedad, que en la distribución "normal" aún en la actualidad sí existe un sesgo por el nº de investigadores en relación con el nº de investigadoras, y ahí sí existe un sesgo, que por supuesto ha influenciado la proporción en la citación, pero que también puede estar haciendo que esa conclusión de "no sesgo" para el género femenino que indica, sí esté siendo sesgada a propósito cuando se realizan citaciones "moldeadas" en uno u otro sentido, aunque solo sea por lograr equilibrar la proporción
La importancia está en los procesos de selección (y en la educación desde la escuela) para eso ya hay legislación, y ahí es donde se debe aplicar la lucha, y por donde se debería orientar la reestratificación, no en generar un sesgo en la investigación o en la citación que acabará sesgando la investigación, y/o generando algún tipo de condicionamiento en investigadores/as para que citen más a uno u otro género. Aplicar el sesgo en la educación y en los procesos selectivos está funcionando, en la educación es mejorable, suficiente pero mejorable, pero en los procesos de selección está funcionando y se está haciendo bien bajo el "paraguas" de la normativa. Se denomina discriminación positiva, y es un aspecto para reflexionar y que se debe aplicar en unos campos y en unos aspectos, y no en otros, con ese aspecto tienes para publicar varios trabajos de importancia para la sociedad del futuro, especialmente la española y la europea, y tendrá sus frutos en cuanto a la citación porque será relevante.

Un cordial saludo,
a todos/as.


De: Indicadores en Ciencia y Tecnologia <[log in para visualizar]> en nombre de Roxana Dinu <[log in para visualizar]>
Enviado: jueves, 2 de septiembre de 2021 9:51
Para: [log in para visualizar] <[log in para visualizar]>
Asunto: [INCYT] Asunto: ¿Citan más las mujeres a las mujeres?
 
Estimad@s colegas:

He analizado si existían sesgos de citación entre artículos científicos debidos al género de los autores. La hipótesis de partida era que debido a la discriminación de que son objeto --demostrada en multitud de estudios--, las mujeres podrían reaccionar, de forma consciente o por sensibilidad y afinidad, citando más los trabajos de sus congéneres que los de los colegas masculinos.

Seleccioné los artículos de dos números completos de cuatro revistas de Información y Comunicación, y contabilicé las citas de hombres a hombres, hombres a mujeres, mujeres a mujeres y mujeres a hombres.

Los resultados obtenidos muestran una diferencia de comportamiento según el género: las mujeres son más equilibradas: citan un 40% a mujeres y un 60% a hombres. En cambio, los hombres demuestran más homofilia enviando solo un 25% de citas a las mujeres y un 75% a sus congéneres.

En resumen, las mujeres no son más sensibles o afines a las tesis e investigaciones de otras mujeres, y no tienen más en cuenta sus trabajos que los de los hombres. Ellas no toman medidas solidarias forzando la lectura y la consiguiente citación de trabajos firmados por otras mujeres.
 
Esto realimenta y hace perdurar una situación negativa para las mujeres, pues si no reciben citas tienen problemas con su índice h y sus méritos no son reconocidos por las agencias de acreditación y evaluación.

Leer el artículo:
Dinu, Nicoleta-Roxana (2021). ¿Citan las mujeres investigadoras más a las otras mujeres que a los hombres? Telos: revista de Estudios Interdisciplinarios en Ciencias Sociales, 23(3), pp. 568-583.
http://ojs.urbe.edu/index.php/telos/article/view/3468/4799


Saludos,
Roxana Dinu




Para darse de baja de INCYT haga clic AQUI



Para darse de baja de INCYT haga clic AQUI



Para darse de baja de INCYT haga clic AQUI